Sobre periodistas y ciencia

Hoy en día la Ciencia se encuentra en una paradoja. Por una parte, los políticos no quieren ni oir hablar de ella cuando les dicen que tienen que invertir más dinero en investigación. Los políticos se hacen los sordos. No obstante, cuando padecen una enfermedad, o necesitan un medicamento, o cuando alguna entidad científica española hace un descubrimiento relevante, no tardan en llenarse la boca con palabras bonitas, rutilantes de belleza.

Así que en esas estamos. Tenemos una clase política que se desentiende de la Ciencia la mayor parte del año, y no teniendo suficiente con eso, tenemos a periodistas que, viendo la credibilidad que tiene un artículo con algún que otro palabro científico, aprovecha el tirón y se dedica a escribir artículos pseudocientíficos que la gente, desgraciadamente, se cree. Con ésto me refiero a esos periodistas que no les tiembla la mano al escribir sobre que ondas electromagnéticas son la causa de múltiples enfermedades, que la carne da cáncer, que los transgénicos son malos, muy malos, que la homeopatía es casi una ciencia, y un largo etcétera. Al acabar el día, esta clase de periodistas se va a la cama con la cabeza tranquila y llena de sabiduría. Y sin remordimientos.

 

periodic-system-1059755_1280
Tabla periódica de los elementos. No te entra cáncer por mirarla. Muchos de ellos son responsables de que vivas. Otros son radiactivos.

 

Un ejemplo más de esta ineptitud periodística (que hace igual o más daño que la política) se puede ver claramente en esta web: facilisimo.com, pero se repite en artículos de medios tan relevantes como El País, El Mundo, ABC, Libertad Digital… El título de esa página es una contradicción, un oxímoron en sí mismo, ya que reza “productos sin elementos químicos”. Para empezar, la palabra productos es muy genérica, estaría mejor utilizar alimentos. Y la frase en sí es una tontería ya que, sin elementos químicos, no habría materia. Tú no existirías, pero tampoco el ratón de tu ordenador, ni tu libro, ni tu mesa, ni tu móvil, y mucho menos el plato de alubias que te comes en invierno. Todo está formado por átomos, lo que te diferencia a ti de las alubias es que estáis formados por muchos átomos de elementos diferentes (un elemento se define como un conjunto de átomos de la misma clase). Así, es imposible quitar los “elementos químicos” de un alimento, ya que si se los quitas te quedas con una gran nada. Lo que pasa aquí es que se confunde y mezcla terminología, ya que todo lo que se relaciona con la palabra químico tiene automáticamente una connotación negativa en la mayoría de las personas: lo toman como sinónimo de tóxico, cuando en realidad es todo lo contrario (los químicos hacen los medicamentos que curan las enfermedades, por poner un sencillo ejemplo).

Es vital que este tipo de periodismo a medio camino entre alarmista y grandilocuente sea controlado, por ejemplo poniendo a una persona que revise, desde un punto de vista científico, los artículos que vayan a esa sección. Si actualmente ya los hay, entonces no hacen muy bien su trabajo porque es raro que no te encuentres cada día con una perla si lees detenidamente algún que otro periódico.

 

Así a todo, no sólo hay que señalar lo malo, sino también lo bueno, En Naukas hacen un excelente trabajo y dan un tratamiento a todo asunto científico muy bueno: no sólo cuentan con periodistas, sino científicos de verdad, de carne y hueso. También lo hacen bien en la sección de ciencia de Voz Pópuli. Pero sobre todo lo que me vuelve loco, es el programa Órbita Laika, en donde, además de contar con el rigor de multitud de científicos, enfoca de una manera muy amena y original los distintos temas científicos de los que habla.

 

Por un mejor periodismo científico. Para que todo el mundo sea capaz de tener los conocimientos científicos mínimos. Porque la ciencia es divertida y crucial para que nos tomen menos el pelo.

1416391706443

 

 

Comparte si te gustó
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin