Pan de soda… y de casualidad