La tradición del Krampus en los países alpinos

En estas fechas se empieza a ver decoración navideña en muchas calles, centros comerciales, casas, etc. Podríamos pensar que la Navidad se adelanta cada vez más con el paso de los años, pero lo cierto es que en la parte del mundo en la que me encuentro, estas fiestas realmente sí empiezan mucho antes que en España…

La mayoría de la población de Austria y el sur de Alemania (donde se encuentra la región de Bayern – Baviera, como la conocemos en español) es católica, pero ello no siempre implica que celebren la navidad al igual que los demás. Aquí existe una tradición muy particular, que es la de los Krampusse y San Nicolás.

¿Qué es un Krampus?

Según la tradición alpina, un Krampus es un ser demoníaco de origen pagano. Está relacionado con las festividades de la época de la cosecha, que tienen lugar durante el solsticio de invierno; el cual, a su vez, se produce en la víspera de la Navidad. El Krampus se asocia con el pago de tributo a los dioses para pedirles, precisamente, una cosecha fructífera, y es un ser que, según la leyenda, aparece el día 5 de diciembre y merodea por las calles durante varios días, haciendo sonar campanas y cadenas oxidadas para asustar a los niños.

A día de hoy, la figura del Krampus se representa más o menos de esta manera:

Krampus
Krampus

Bajo una enorme máscara demoníaca con cuernos, fabricada normalmente con madera, y dentro de un enorme traje de piel, los jóvenes de una ciudad o barrio se reúnen y desfilan por las calles. Colgadas de su espalda llevan unas enormes bolas de metal que resuenan a cada paso que dan; y para provocar un sonido más intenso suelen dar saltos.

Krampus visto por la espalda
Krampus visto por la espalda

Y, además, esta indumentaria se acompaña de una fusta, con la que cada Krampus golpea a los niños que durante todo el año se han portado mal. También se dice que incluso pueden llevarse a los peores niños dentro de una canasta que a veces llevan a la espalda…

Estas figuras no solamente recorren las calles durante varios días, sino que van a visitar a los pequeños de cada familia a sus casas para comprobar si han sido buenos o no. Debido a su apariencia, muchos niños (y otros no tan niños) tienen miedo de ellos y procuran alejarse cuando les ven acercarse, o bien gritan o tratan de esconderse. Ésa es, sin embargo, la forma más fácil de conseguir el efecto contrario, ya que los Krampusse suelen dirigirse directamente a aquellas personas que demuestran tenerles miedo.

Los Krampusse son un símbolo de la llegada de la Navidad, ya que recuerdan a los niños que deben portarse bien si quieren recibir regalos de parte de San Nicolás, que va a visitar a aquellos que han sido buenos a lo largo del día 6 de diciembre y les entrega un detalle. Lo típico es que los niños reciban un calcetín de gran tamaño relleno de mandarinas y nueces (productos típicos de estas fechas), aunque también se puede incluir chocolate o algún regalito. Y de esta manera es como empiezan las navidades en los Alpes.

Para más información respecto a los Krampusse, sobre todo para poder observar distintas fotografías de las máscaras que llevan (la mayoría de las cuales son verdaderas obras de arte), os recomiendo introducir la palabra “Krampusse” en cualquier buscador de imágenes online y echar un vistazo a las fotos que aparecen.

¡Feliz comienzo de la Navidad!

Comparte si te gustó
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin