La Economía del Bien Común

Cada vez hay más propuestas para mejorar el sistema actual. Hace poco vimos una propuesta para la reforma del sistema monetario, la de Positive Money (podéis ver la entrada aquí). Hoy vamos un paso más allá y estudiamos las ideas del movimiento Economía del Bien Común, que no se queda solo en el aspecto financiero, sino que le da una vuelta de tuercas al sistema en su conjunto e incluso a la manera de relacionarlos.

¿Qué es la Economía del Bien Común?

“La Economía del Bien Común es un sistema económico alternativo fundado en la dignidad humana, la solidaridad, la cooperación, la responsabilidad ecológica y la empatía.” Por lo tanto ya vemos que se presenta como una alternativa al sistema actual y que viene asociado a una serie de valores.  Christian Felber es uno de sus máximos defensores.

Las ideas

En su página web se resume su propuesta en 20 puntos que yo resumo a continuación:

  1. Recuperar valores como la confianza, la cooperación, el aprecio, la solidaridad….
  2. Pasar de la competencia a la cooperación, del lucro a la contribución al bien común.
  3. Cambiar los indicadores financieros y el PIB por el balance del bien común.
Este balance sustituiría al balance contable actual.
Estos son los valores que prima el movimiento
  1. Ventajas legales (ej: bajadas de impuestos) para las empresas con buenos balances del bien común.
  2. El beneficio contable será un medio, no un fin. El fin será la aportación al bien común.
  3. Con ese nuevo fin, las empresas ya no tendrán que esforzarse en crecer más y más.
  4. Como previsiblemente habría empresas más pequeñas, estas tendrían que cooperar (compartir conocimientos, p.ej). Esto sería recompensado en el balance del bien común.
  5. Limitar las diferencias de ingresos (ej: ingreso máximo de 10 salarios mínimos) y las diferencias de patrimonio (ej: herencia máxima de 500.000 euros). Estos valores serían decididos asambleariamente.
  6. Los empleados participan en la propiedad de la empresa.
  7. Reconocimiento de una serie de bienes democráticos (enseñanza, salud, infraestructura, energía,…)
  8. “Un bien democrático importante es el banco democrático. Éste sirve, como todas las empresas, al bien común y es, como todos los demás bienes democráticos, controlado democráticamente por la ciudadanía soberana y no por el gobierno. Sus servicios consisten en depósitos de ahorro garantizados, cuentas corrientes gratuitas, créditos de interés reducido y créditos de riesgo con plusvalía social y ecológica. El Estado se financia primordialmente a través de créditos sin interés del Banco Central. El Banco Central obtiene el derecho exclusivo de la creación de dinero y efectúa las transacciones de capitales internacionales para impedir evasión fiscal. Los mercados financieros en la forma actual ya no existen.”
  9. Creación de una moneda global, en línea con la propuesta de Keynes.
  10. “El uso de la tierra está condicionado a criterios ecológicos y al uso concreto.”
  11. “El crecimiento económico deja de ser un fin. Un nuevo objetivo será la reducción de la huella ecológica”
  12. Reducir la jornada laboral.
  13. “Cada décimo año en la profesión es un “año sabático” que será financiado a través de un salario mínimo incondicional”
  14. Más participación ciudadana para conseguir una democracia real.
  15. Estos veinte puntos se debatirán en asambleas.
  16. Transmitir en la escuela los valores del bien común: “educación emocional, ética, comunicación, educación democrática, experiencia de la naturaleza y sensibilización corporal.”
  17. “Las empresas ya no buscan a los gerentes más duros y a los ejecutivos de la “eficiencia cuantitativa”, sino a los más responsables y socialmente competentes, los más empáticos y sensibles”

 

Valoración

La propuesta no es perfecta. De hecho, ellos mismos reconocen en sus documentos que es una transición hacia un sistema mejor, pero que no es el modelo definitivo. Por tanto, un buen detalle que sean autocríticos.
Cómo no, el movimiento tiene sus detractores. Por ejemplo, se puede leer una crítica de Juan Ramón Rallo (aviso de que es bastante larga) aquí.
Próximamente ahondaremos en los detalles de las propuestas y veremos las críticas más detenidamente.
Fuente: https://economia-del-bien-comun.org/
Comparte si te gustó
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin