consejos para trabajar desde casa

¿Qué te parece si abro un blog y empiezo a ganar dinero sin trabajar?

Recibo muchas preguntas similares a esta, tanto de conocidos, como de personas que me escriben a través del formulario de contacto y me preguntan sobre todo tipo de negocios y formas de buscar trabajo desde casa y que, tras ver algún reportaje o leer lo que tal o cual bloguero gana, deciden que eso es lo que quieren.

Es cierto que una bitácora es un gran ejemplo de trabajo desde casa, pero: ¿Quién ha dicho que no hay que trabajar para poder vivir de un blog?

Crear un blog es muy fácil

Crear un blog es lo más fácil del mundo. No hacen falta muchos conocimientos, ya que muchas de las plataformas hacen que el proceso sea realmente sencillo. Así que cualquiera que tenga algo que decir puede tener un espacio en donde hacerlo en apenas unos minutos.

Ahora bien, crearlo no es, ni siquiera el primer paso, antes de hacerlo habrá que tener clara la respuesta a estas cuestiones:

  • Sobre qué tratará el blog
  • Cuanto se puede escribir sobre el tema elegido
  • A cuántas personas puede interesar el contenido
  • Qué se pretende del blog

El tiempo que se dedique a responder a estas cuestiones será clave para determinar si el blog tendrá una larga vida (y se podrá vivir de él) o, por el contrario, si será uno más de los espacios que se dejan olvidados en el mar de Internet una vez que se entiende que nunca será rentable.

 

trabajar desde casa

Errores comunes al crear un blog

Si es importante tener claros los cuatro puntos antes indicados, es porque es fácil caer en algunos de los errores más frecuentes y que más retrasarán poder vivir de un blog sin trabajar:

 

Al iniciar un blog para escribir sobre lo que surja se produce una miscelánea de contenidos que hacen muy difícil de los lectores identifiquen de qué va el blog.

  • ¿Cómo evitar caer en este error? Teniendo claro sobre qué se va a escribir: ¡Aunque lo que se quiera es escribir sobre muchas cosas! Los referentes del blogging recomiendan crear un calendario editorial, personalmente, busco temas, pero no sigo un calendario estricto, aunque sí que es importante saber de qué se va a escribir a medio y largo plazo.

 

 

Creer que se sabe tanto sobre un tema como para escribir mil artículos. El más curioso de los errores del recién llegado a la blogosfera es escribir un primer artículo y publicarlo. Y, lo reconozco, yo también caí en ese error. Muchos blogs se dejan abandonados porque, después de tres o cuatro publicaciones muy buenas, el bloguero descubre que no tiene mucho más que decir. Los contenidos empiezan a perder calidad o se cambia el estilo de forma drástica.

  • ¿Cómo evitar este error? Aguantando las ganas de mostrar al mundo nuestro conocimiento, al menos, hasta tener cuatro o cinco artículos listos para ser publicados, y algunos más en zona de “Borradores”. De hecho, ni siquiera se debería crear un blog sin haber escrito varios post antes.

 

 

Creer que las visitas, los seguidores y los suscriptores serán toda una comunidad después de la primera publicación. Qué duro golpe es escribir un primer post con ilusión y empeño releyendo y corrigiendo hasta que parece perfecto, para que después reciba una triste visita. Pues no, para crear comunidad se necesita tiempo. ¿Cuánto? depende de muchos factores.

  • ¿Cómo evitar caer en este error? Siendo realistas sobre las expectativas de crecimiento del blog y aquí vuelvo recordar que preparar contenido antes de empezar publicar el primer post es una buena práctica. Los usuarios, pocos o muchos que descubran el blog, pronto sabrán qué pueden encontrar en tu blog y en qué les puede ayudar.

 

 

No planificar objetivos para el blog. Si el blog es solo para divertirse, el proceso de aprendizaje no es una prioridad. Pero para vivir del blog hay que empezar a planificar cómo lograrlo desde el mismo momento en que se crea, si no es así, se perderá un valioso tiempo que retrasará el momento de lograr que el blog sea el que trabaje.

  • ¿Cómo evitar este error? Aceptando desde el primer día que el blog es un trabajo y que hay que lograr que sea rentable o, lo que es lo mismo, que se convierta en un medio para ganar dinero. Cuidar el contenido, cuidar la comunidad, aprender y formarse forman parte de las tareas básicas cuando el objetivo ganar dinero con un blog.

 

Consejos básicos para vivir de un blog

Ser constante, publicar con cierta periodicidad, cuidar a los usuarios y no copiar artículos de otros son consejos que, seguramente, ya habrás leído en varios lugares, pero hay algunos más que te ayudarán a lograr tu objetivo: que el blog te de dinero.

 

El primer objetivo: que el blog sea económicamente independiente

Vivir del blog, como objetivo, está muy bien, pero quizás haya que empezar por lograr que el blog sea económicamente independiente, sí, como un hijo. Puede parecer que, como no se gasta dinero en él al principio, no da gastos; pero no hay que descuidar el valor del tiempo que se invierte. Además, cuando se pretende ganar dinero con él, tarde o temprano, habrá que hacer algún tipo de inversión…

Por eso, el primer paso para hacer el blog rentable es hacer que no suponga ningún tipo de gasto o, lo que es lo mismo, que “nos pague” por las horas que le dedicamos y, además, que pueda pagarse una primera actualización para que sea más fácil navegar por él, la lectura sea más agradable, el tiempo de carga menor…

 

Concentrarse en el contenido, no en los números

¿Mil suscriptores? ¿Diez mil? ¿Cien mil? Es normal centrarse en números para calcular a partir de qué momento se empieza a ganar dinero. De hecho, se buscan datos de otros blogueros, pero, en lugar de perder el tiempo buscando esa información, es mejor dedicarlo a mejorar y cuidar más el contenido.

¿Por qué? Pondré un ejemplo claro: 5000 visitas/mes, ese fue el dato que yo encontré cuando comencé a publicar post en mi blog. Como no llegaba ni a 1000, y me parecía imposible llegar a los cinco mil indicados como punto de partida, me centré en escribir y aprender. Con 1500 visitas por mes recibí mi primera propuesta para un post patrocinado, lo más interesante es que tenía mucho que ver con mi contenido, tanto, que solo tuve que modificar uno de los artículos que tenía preparados y listos para publicar.

 

La publicidad, de calidad

Recibir una compensación económica por hacer un poco de publicidad puede parecer un caramelo difícil de resistir, pero en realidad, puede ser una manzana envenenada. Los usuarios pueden aceptar bien la publicidad si va en línea con los contenidos del blog o si es de interés para ellos, es decir, cuando no la encuentran invasiva.

Cuando no se elige bien la publicidad, puede ser contraproducente y hacer que los usuarios se sientan agobiados, que pierdan la paciencia porque no pueden acceder al contenido entre tanta publicidad o ventanas emergentes y, al final, decidan dejar de visitar el sitio.

 

Buscar formas de rentabilizar el blog que sean atractivas para la comunidad

Que una supermarca patrocine un blog, además de pagar, le regale productos o servicios, es el sueño de cualquier bloguero, pero existen más o menos las mismas posibilidades de eso, que de que te toque la lotería. Curiosamente, se habla tanto en los medios influencers que viven de patrocinos de marcas, que se desconocen otras muchas que pueden ser muy rentables.

Vender infoproductos o servicios, consultorías, tutorías personalizadas, manuales o libros, suscripciones o acceso a más contenidos… Son solo algunas de las formas más interesantes de ganar dinero con un blog y, si se desarrolla una buena estrategia, pueden ser realmente rentables.

En resumen….

Es posible vivir de un blog. Lo que no es tan realista es pensar que se puede vivir del blog sin trabajar, incluso aquellos que dicen que viven de sus blogs sin hacer nada, una de dos:

  • O han trabajado en él tanto antes que ahora pueden vivir de rentas
  • O se trata de una estafa piramidal

Así que, ya lo sabes, si quieres vivir de tu blog, crea un espacio y llénalo de contenidos cuidados, interesantes y atractivos para los lectores; cuida a las personas que lo leen, lo siguen o se suscriben; aprende sobre las posibilidades para convertirlo en una fuente de ingresos y elige aquella que mejor se ajuste a tu espacio.