Evolución de Empleo en España

Como cada mes, aparecen en la prensa la interpretación de los datos del paro en España. El mes de diciembre, los datos parecen buenos. Es verdad que la calidad del empleo generado es muy bajo, los sueldos no acaban de repuntar pero el incremento de personas trabajando siempre es buena noticia.

Existen varias maneras de medir el nivel de ocupación, desde la información del PIB que podéis leer en una entrada de mi blog (Evolución de datos Macroeconómicos de España) , datos de la encuesta EPA y los datos de los servicios públicos de empleo. Hoy vamos a revisar esta última fuente por ser la que habitualmente menos relevancia tiene en prensa.

De todo el informe, que podéis encontrar en la siguiente dirección (Informe Empleo) os quiero traer los siguientes dos gráficos:
Captura de pantalla 2016-01-05 a las 19.55.56Captura de pantalla 2016-01-05 a las 19.45.06

 

 

 

 

 

 

 

 

Gráfico 1: Nivel de Paro por Sectores Diciembre 2015          Gráfico 2: Evolución del Paro en el sector servicio 2011-2015

En el gráfico 2, nos encontramos el número de desempleados por sectores, y como queda evidenciado, el sector servicio tiene el mayor peso, con un 67% del total de desempleados. Revisando por sectores, todos han mejorado en los últimos cuatro años salvo servicios (gráfico 1) que aún mantiene niveles superiores a los de principio de la legislatura que acaba (color rojo frente a color naranja). Y en esta curva, tenemos dos de los grandes errores que se han cometido en las políticas económicas Españolas.

Es sabido que el sector servicio tiene un peso excesivamente relevante en la creación y mantenimiento del empleo en España, ya era así en el 2007. Es un sector muy cíclico y correlacionado con el nivel de consumo interno de la economía . O dicho de otra manera, cuando baja el consumo, el sector servicio reduce rápidamente el volumen de empleo.

Es una realidad que gran parte de las medidas estructurales que se han aplicado, han tendido a la devaluación interna vía salario, pero sin crear un cambio estructural en los pesos de los distintos sectores de la economía. Como ya explicaba anteriormente describiendo el crecimiento del PIB del 2 trimestre del 2015, España crece pero…¿Cómo?, no hemos sido capaces de incrementar el PIB en la industria y servicios de alto valor añadido.

Y por otro lado, las medidas para reducir el déficit público, se han centrado en la subida de impuestos directos e indirectos a la clase media, reduciendo la renta disponible, no solo por la bajada de salarios real si no por el aumento de los impuestos directos e indirectos.

Es decir, el consumo, cuya variable principal es el ingreso neto de las familias (sueldo bruto menos impuestos), ha sido reducido por las políticas económicas. Esta modelo de salida de la crisis, al no ir acompañados de un cambio estructural del modelo productivo, impide una recuperación real a largo plazo al no permitir crear empleo estable ante los vaivenes de los ciclos económicos. Tenemos una economía que necesita del consumo interno para crear empleo mientras, países como Alemania e incluso Italia, tienen una industria muy estable y con altas exportaciones que consigue tener un modelo poco cíclico.

No hay que engañarse, estamos creciendo sobre unas estructuras poco robustas y muy dependientes de los ciclos económicos. Si España quiere tener una tasa de paro del 8%, cercano al estructural, debería crear aproximadamente 3 millones de empleos. De estos, casi 2 millones debería corresponder al sector servicio. Para ello, el consumo debería incrementarse de una manera drástica o, como es razonable, irá aumentando progresivamente con un crecimiento de empleo también progresivo.

Como conclusión, no parece que hayamos aprendido demasiado del periodo previo a la crisis. Entre 2007-2015 no hemos solucionado nuestros problemas estructurales (podéis leer mi diagnóstico de debilidades aquí: Las 10 debilidades de la economía española). Debemos seguir trasformando este país en una economía moderna y productiva y olvidarnos del modelo que nos ha llevado a donde estamos porque, si mantenemos esta dinámico, estamos abocados a destrucciones de empleo cíclicas.