Aunque muchas familias vuelven a reunirse el primer día del año, lo cierto es que después del trajín que supone la Nochevieja (en la que solemos trasnochar y brindar más veces de las que deberíamos), lo que menos apetece es empezar el año encerrados en la cocina. Por eso, cada vez más gente está empezando a optar por celebrar el Año Nuevo en restaurantes o en su versión más práctica y económica: la comida a domicilio.

La mayoría de empresas que ofrecen servicios de restauración a domicilio se han dado cuenta y muchos de ellos ponen en marcha sus propias campañas de Navidad, para que a nadie se le escape la idea y sus usuarios puedan beneficiarse de jugosos (nunca mejor dicho) descuentos.

Y es que, admitámoslo ¡todo son ventajas! ¿Qué la nevera está tiesa? Se pide por la app y listo. ¿Qué te has levantado tarde y te da pereza salir a la calle? Seguro que tienes un montón de restaurantes cerca deseando llevarte la comida hasta tu puerta. ¿Qué al padre le gusta el kebab y al niño se le encapricha comida china? Pues se pide en dos sitios diferentes. ¿Qué la prima se ha vuelto vegana? En tres. ¿Qué más da? ¿Qué resulta que la tía Gertrudis ha descubierto que es intolerante al gluten? Seguro que también hay una opción para ella.

Lo importante es que la familia esté reunida. Y si al abuelo le apetece una comida más tradicional, seguro que también encontramos un buen restaurante de comida española en la zona que esté dispuesto a traernos su menú a casa. Todos contentos.

La comida a domicilio no es algo precisamente nuevo, pero gracias a la tecnología se ha vuelto mucho más accesible para los usuarios y fácil de gestionar para los restaurantes. Sin embargo ¿cuál es la reina de las fiestas? ¿Cuáles son los tipos de comida más pedidos en Año Nuevo en España? Así de primeras, uno podría pensar en comida sofisticada, pero recordemos que para entonces ya empezamos a estar hartos de tanta comilona y a veces el cuerpo pide algo más informal.

Una base de pan regada con delicioso tomate triturado, ingredientes a tu elección y una última capa de queso mozzarella fundido, todo aderezado con orégano y, a veces, albahaca. ¿Te suena? La estrella de Año Nuevo es la pizza. Sí, la pizza. ¿A quién no le gusta este manjar? Se dice que los egipcios ya comían algo parecido, aunque seguro que a ellos no se lo traían hasta la puerta de su casa.

Desde pizzas italianas de gama alta, amasadas a mano y con ingredientes frescos, hasta la clásica y deliciosa pizza americana, más esponjosa y contundente, pero una imprescindible en todo tipo de reunión. Por ejemplo, puedes realizar en Just Eat tu pedido en Pizza Hut desde la comodidad de tu casa. También es posible añadirle otras variantes como jamón, champiñones, verdura, pollo, atún, chorizo e incluso piña… Vale, algunos consideran una atrocidad añadirle piña, pero para otros es una genialidad indispensable (aquí podéis leer la historia del “inventor” de esta extraña mezcla) y desde luego, demuestra la versatilidad de esta comida, que ha conquistado el mundo y ahora también el Año Nuevo.

¿Pedimos una?