moda sostenible
La industria de la moda es uno de los venenos de nuestro sistema capitalista, al menos la forma actual de relacionarse con el mercado

La industria de la moda es uno de los venenos de nuestro sistema capitalista, al menos la forma actual de relacionarse con el mercado. Es en este sector donde más vemos el nuevo axioma de comprar-tirar-comprar. La duración media de una prenda en nuestros armarios se va reduciendo pero, lo que es peor, en ese tiempo, nos la ponemos muy poquitas veces.

Se suceden las temporadas y modas mientras el planeta se va al garete

Con el paradigma de la ropa superbarata no nos cuesta casi nada renovar el armario, da igual que sea ropa de ínfima calidad, el caso es ir a la moda o renovar vestuario. Con ello conseguimos, además de enriquecer hasta el extremo a gigantescas multinacionales, llenar de basura y residuos nuestro ya maltratado planeta. Sobre todo en los países menos desarrollados donde se instalan las fabricas, no existe apenas regulación ambiental y pueden hacer casi lo que quieran. Seguro que conoces que en Asia hay ríos cuyo color es el de que toque esa temporada.

El río más contaminado del mundo, no solo pero también por culpa de la industria de la moda

¿Pero que puedes hacer tu?

Como ni tu ni yo somos tremendos revolucionarios que van a cambiar el mundo en dos días, debemos tomar otro camino; el del conocimiento del tema, la asunción de responsabilidades y el cambio de comportamiento.

Si ya sabes que la industria de la moda está contribuyendo al deterioro de nuestro hábitat, tienes que asumir que tu también tienes responsabilidad en el tema y, por lo tanto, puedes cambiar tus hábitos y contribuir a la lucha contra el cambio climático.

¿Hay una industria de la moda más sostenible?

Naturalmente que se puede comprar ropa que no destruye tanto nuestro medio ambiente, no existe ninguna actividad humana con impacto cero, pero al menos se amortigua bastante con unos modos de actuar sostenibles.

Usando otro tipo de materias primas, haciendo prendas de más calidad y, por lo tanto más duraderas, usando en lo posible el kilómetro cero en la producción y distribución… una serie de prácticas que hacen que el impacto negativo en el planeta se reduce muchísimo.

Te pongo dos enlaces que pueden ayudarte a hacer ese pequeño cambio que todos necesitamos:

Pero el cambio más importante es el de mentalidad

No vale con comprar productos más sostenibles, los hábitos, lo que hacemos con nuestra ropa es casi más importante.

Quiero decir que hay que comprar ropa de más calidad, que sea más duradera para poder usarla más veces. Que la energía y materia prima gastada se amortice más y mejor.

Y si te cansas pronto, al menos dona o cambia para que la prenda siga su camino vital y sea útil a otra persona. El último paso es el del reciclaje.

Y hasta aquí llega el artículo de hoy dedicado a la industria de la moda, lo nociva que resulta en su dimensión y usos actuales y como podemos hacer nuestra pequeña contribución a su cambio.