Esta ciudad escandinava, también denominada “perla del Báltico” es un sitio tranquilo y enigmático. En sus calles, gastronomía, majestuosa arquitectura y costumbres se puede ver una clara influencia Oriental por los continuos asedios de Rusia en este país. Aún así la ciudad tiene un ambiente un tanto bohemio, con sus cafeterías de los años treinta, con infinitas galerías de arte…

Ya que Helsinki no es una ciudad muy grande se podría decir que 48 horas son suficientes para hacerte una idea general o incluso para ver bastante de ella. Así que aquí tienes una lista de las diez cosas que tienes que hacer si vas a Helsinki:

1. Lo primero sería tomarse un café en una de estas cafeterías tradicionales de puro estilo fines, que por algo son los mayores bebedores de café del mundo. Hay miles de ellas pero si quieres un sitio original, dirígete hacia el rió y en sus orillas podrás encontrar barcos reconvertidos en cafeterías.

2. Ya con suficiente energía como para afrontar este duro día, vendría una excursión que no puede faltar si visitas Helsinki, la isla-fortaleza de Suomenlinna. Esta fortaleza fue construida por Suecia en 1748  como medida de protección contra el expansionismo de Rusia y fue utilizada por ambos en diferentes épocas. Puedes llegar a Suomenlinna cogiendo el ferry HKL que sale de la plaza del mercado (3,60 euros por un billete de ida y vuelta).

3. De vuelta a la plaza del mercado puedes aprovechar para echar un vistazo y así conocer los productos y la gastronomia más tipica de Finlandia. Entre ellos seguro que encontrarás curiosidades como la carne de reno o los pasteles de Carelia rellenos de arroz.

4. Si vas el fin de semana te darás cuenta que los fineses aprovechan el buen tiempo al máximo. Es por eso que en esa misma plaza y en unas cuantas más encontraras gente vendiendo sus pertenencias, es decir, mercados de segunda mano. Hacer esto es muy normal en toda Finlandia, y les da un ambiente y un encanto especial a las calles y plazas de las ciudades.

5. En general, la arquitectura de Helsinki no brilla por su hermosura, pero sin duda para ver edificios tradicionales, de madera y con encanto, dirígete al final de la avenida de Eteläesplanadi. Ahí te encontraras con un muelle rodeado de casas de color pastel, una noria, y un sitio perfecto para dar un paseo al atardecer.

DSC_0511 edited

6. Cerca de ahí podrás visitar dos edificios significantes de Helsinki. El primero sería la catedral de Uspenski, es una catedral ortodoxa que se construyó entre los años 1862 y 1868. Su nombre viene de la palabra uspenie, que quiere decir Dormición, dado a que está dedicada a la advocación de la dormición de la Virgen María.

DSC_0515 blog edited

7. El segundo edificio no puede pasar desapercibido, y no solo por su hermosura (que también), sino por su magnitud. La catedral luterana de Helsinki o la catedral blanca es quizá la imagen más representativa de la capital de Finlandia.  La iglesia fue construida entre entre 1830 y 1852 como tributo  al Gran Nicolas I, zar de Rusia. Su nombre original era Iglesia de San Nicólas pero este cambió con la independencia de Finlandia en 1917. Es un edificio enorme situado en una plaza también inmensa.

DSC_0516 blog edited

8. El diseño finés es muy conocido en todo el mundo, con un estilo sobrio pero a la vez acogedor. Así que no te puedes ir de Finlandia sin visitar algunas de las tiendas de diseño de Helsinki, estas las encontraras en Puonavuori.

9. Si visitas Finlandia no puede faltar una sauna. Es muy tradicional de este país, si lo quieres hacer como los autóctonos deberías entrar desnudo, pero si eres un poco pudoroso no pasa nada, puedes ir en bañador, ellos lo entenderán. Es muy bueno para la piel, y si además visitas Finlandia en otoño o invierno no te vendrá nada mal un poco de calorcito para soportar las frías temperaturas.

10. Y por último, otro modo de entrar en calor, la vida nocturna de Helsinki. Aunque los fineses tengan fama de ser fríos, no hay nada mejor que ir a un pub de Helsinki para conocer la realidad. En cuanto llega la noche los fineses dejan su timidez y frialdad de lado y dejaran que conozcas lo mejor de ellos. Una vez que entables una conversación con ellos, te darás cuenta de que son gente abierta y agradable.

Con estas diez ideas podrás conocer Helsinki en su mayoría y acercarte un poco a la cultura finesa que es bastante peculiar. Porque ¿quién dijo que 48 horas no son suficientes para un viaje a Finlandia?

 

 

Comparte si te gustó
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin